Existe una íntima interrelación entre el proceso de ocupación palestino y el proceso de desestabilización en que ha estado y está sumido el resto del Medio Oriente. Ello es así dado que, precisamente, la instalación y la consolidación de Israel en esta zona, no ha sido más que un importante resultado de las políticas de las grandes potencias – o sea, tanto del imperio colonial inglés y francés, como luego y ahora, del imperialismo norteamericano -, en los procesos de búsqueda y de mantenimiento de sus posiciones hegemónicas.

Esos resultados han estado y están relacionadas directamente con el aseguramiento de los objetivos geopolíticos de las grandes potencias. Y, especialmente, con el objetivo de Estados Unidos de mantener su dominio en el mundo. Un imperialismo que lucha por sobrevivir a toda costa y por mantener su hegemonía en el Medio Oriente en un doble sentido: tanto controlando los recursos energéticos de la zona, como utilizándola de pilar en su confrontación con sus dos grandes contrincantes, Rusia y China. Lo que exige el apoyo sistemático y continuo de Washington a Israel, así como el aseguramiento de su seguridad.

Palestina hoy es el símbolo vivo del crimen más grande de nuestra época. Y, como tal, es un producto del imperialismo y el sionismo. Pero también es el espejo más representativo de lo que espera a otros.

Por ello, precisamente, los autores del blog se propusieron investigar el vínculo entre el despojo y el exterminio continuo y sistemático al que se han visto sometidos los palestinos en el tiempo con el objetivo de hacerlos desaparecer – lo que han denominado Proceso de Penetración, Ocupación y Destrucción de Palestina -, y sus condicionantes geopolíticas. O sea, las condiciones en que las grandes potencias ejercen el poder e intentan dominar económica y políticamente tanto el mundo actual, como la región del Medio Oriente.

Dos cuestiones, sin embargo, hay que resolver antes de abordar esa indagación, y dar respuesta, por lo menos, a dos preguntas

1. ¿De qué se habla hoy cuando se dice Palestina? O sea, ¿a qué se llama PALESTINA HISTÓRICA?

2. ¿Qué elemento común establece el vínculo tanto entre las distintas Etapas del Proceso de Penetración, Ocupación y Destrucción de Palestina entre sí, como entre ese Proceso y sus condicionantes geopoolíticas?

Próximamente serán publicados los resultados de esta investigación en el libro:

El Proceso de Penetración, Ocupación y Destrucción de Palestina. Fundamentos, Etapas y Perspectivas.

El mismo se inicia dando respuesta, precisamente, a esas dos preguntas en su Introducción General. Te invitamos a leerla, y también a conocer integralmente su Contenido, o sea, las distintas temáticas que en él se analizan.

A Manera de Presentación

Fidel sobre Palestina (Fidel Castro, 3 de septiembre de 19791.

Fidel Castro

No cesa el imperialismo – señaló Fidel Castro hace más de 40 años – en su tenaz esfuerzo por mantener sojuzgados, oprimidos u ocupados otros pueblos y países cuyas causas demandan nuestro resuelto apoyo.

Cito en primer término al sufrido y valeroso pueblo palestino. Ningún despojo más brutal de los derechos a la paz y existencia de un pueblo se ha cometido en este siglo. Entiéndase bien que no somos fanáticos. El movimiento revolucionario se educó siempre en el odio a la discriminación racial y los pogromos de cualquier tipo, y desde el fondo de nuestras almas, repudiamos con todas nuestras fuerzas la despiadada persecución y el genocidio que en su tiempo desató el nazismo contra el pueblo hebreo. Pero no puedo recordar nada más parecido en nuestra historia contemporánea que el desalojo, persecución y genocidio que hoy realizan el imperialismo y el sionismo contra el pueblo palestino.

 Despojados de sus tierras, expulsados de su propia patria, dispersados por el mundo, perseguidos y asesinados, los heroicos palestinos constituyen un ejemplo impresionante de abnegación y patriotismo, y son el símbolo vivo del crimen más grande de nuestra época.

Pedazo a pedazo las tierras palestinas y territorios de los países árabes vecinos: Siria, Jordania y Egipto, han sido arrebatados por los agresores… La justa causa palestina y árabe suscitó el apoyo de la opinión progresista del mundo y de nuestro Movimiento a lo largo de casi 20 años… Sin embargo, todas las resoluciones de las Naciones Unidas fueron despectivamente ignoradas y rechazadas por los agresores y sus aliados imperialistas.

Mediante la traición y la división el imperialismo ha querido imponer su propia paz. Una paz armada, sucia, injusta, sangrienta, que no será jamás paz.

Los acuerdos de Camp David constituyen una flagrante traición a la causa árabe: al pueblo palestino, al pueblo libanés, al pueblo sirio, al pueblo jordano, a todos los pueblos árabes sin excepción incluyendo al propio pueblo egipcio; una traición a todos los pueblos progresistas del mundo que en las Naciones Unidas y en todos los foros internacionales apoyaron siempre una solución justa al problema del Medio Oriente, aceptable y decorosa para todos, garantizada por todos.

Sobre tamaña injusticia, sobre tan maquiavélica política, sobre semejante traición, sobre tan endebles cimientos no se puede edificar jamás la verdadera paz en el Medio Oriente.


  1. Fidel Castro. Discurso pronunciado en la sesión inaugural de la VI Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No alineados. Palacio de las Convenciones de la Habana, 3 de septiembre de 1979